miércoles, 5 de diciembre de 2007

Ron Mueck...

El origen profesional de este australiano fue en el mundo de los efectos especiales para el cine. Sin embargo ya había dado un paso hacia el mundo del arte aprovechando su talento para desarrollar creaciones plásticas con un realismo sorprendente. Su primera aparición en el arte fue en 1997, cuando participó en una exhibición colectiva llamada Sensation, en la Royal Academy of London, con la escultura llamada "Dead Dad", una escalofriante e hiperrealista obra en silicona del cuerpo muerto de su padre, reducido aproximadamente a dos tercios del tamaño natural. Es la única obra en que Mueck usa su propio pelo.Sus esculturas reproducen fielmente los detalles del cuerpo humano, pero juega con la escala para crear imágenes que nos sacuden, como su obra de cinco metros “Boy”, o la colosal figura de una mujer embarazada (2,60 metros).Mueck utiliza silicona y acrílico para crear sus piezas porque estos materiales permiten una alta maleabilidad, sin embargo, es importante destacar que en sus obras monumentales el dominio técnico sigue estando presente al lograr igualmente, una gran expresión de sensibilidad. De hecho, una de las cosas que más incita el trabajo de este creador es apreciar el detalle, a escrutar las arrugas, pelos y ojos de las figuras, a detenernos en una experiencia de contemplación. Disfrutar y no os asusteis…


MP3: Nirvana - Lithium