lunes, 29 de octubre de 2007

Dexter, el alias de “American Psycho”...

El próximo 5 de noviembre en la cadena Fox (pronto también en Cuatro) se estrena una de las series más impactantes y absorbentes que he podido ver en los últimos tiempos. Una ficción que en septiembre estrenó su segunda temporada en los USA. Un consejo: NO APARTEIS LOS OJOS DE LA CAJITA TONTA…Esta serie, ambientada en Miami, está basada en el segundo libro de la serie Dearly Devoted Dexter, de Jeff Lindsay. El título y nombre del protagonista, Dexter, es el alias de Patrick Bateman, el protagonista de la novela American Psyco de Bret Easton, de la que también se realizó una película del mismo nombre.

Esta es una serie narrada en primera persona por su protagonista, Dexter Morgan, que a lo largo de los episodios contará cómo es, cuáles son sus motivaciones, cómo fue su infancia y cómo entiende la vida y al ser humano.

Mediante flash back, se van conociendo en profundidad las contradicciones del protagonista, su razón de ser. Dexter representa lo que podría ser un ciudadano modélico. Trabaja en la policía como forense especializado en el análisis de las muestras de sangre que se encuentran en las escenas de los crímenes. Es reconocido por su profesionalidad y, además, tiene buena relación con sus compañeros. Para sus padres era un hijo ejemplar y con su hermana mantiene una relación leal y de confianza. Como novio es delicado y paciente.
Pero su vida aparentemente tranquila y en orden, esconde un lado oscuro del que nadie sospecha y que, gracias a su meticulosidad y perfeccionismo, puede seguir manteniendo en el más absoluto secreto.

Dexter, tiene una manera muy particular de tomarse en serio la justicia y llevar a la práctica su marcada y particular visión del deber social. Esto se convertirá en una obsesión que le lleva a actuar por las noches para poder limpiar la “basura” de la sociedad. Su particular código ético está marcado por la influencia de su padre, que como policía intentó canalizar la especial forma de ser de Dexter encaminándolo dentro de las normas de la sociedad. Pero una parte de su instinto agresivo y básico no fue redimida. Esta es la parte cruel que define la forma de ser de uno de los personajes más carismáticos de la televisión.