miércoles, 10 de junio de 2009

Hendrik Kerstens...

o como aprovecharse de la familia. Este fotógrafo holandés recrea una puesta en escena de sus retratos transformándolos, con objetos modernos y cotidianos, en recreaciones de cuadros de la escuela flamenca de los siglos XV-XVII. Estas escenas nos evocan a maestros como Jan van Eyck o Johannes Vermeer, y nos muestran una mirada que se niega a hablar, una mirada ausente, una mirada artificial. Hendrik Kerstens utiliza una majestuosa y fría luz para acariciar la piel de la modelo, que es su propia hija Paula, volviéndola frágil y quebradiza, casi como porcelana. Imágenes bellas y dolorosas...








MP3: Vetusta Morla - Copenhage